Buscar

¡Bienaventurados/as!

Mateo 5:1-12


Los evangelios nos relatan un sinnúmero de maneras mediante las cuales Jesús transmitió a sus seguidores sus enseñanzas. A unos les enseñó mediante parábolas; a otros, mediante milagros y a otros, mediante discursos. El Sermón del Monte o Sermón de la Llanura, según Lucas, es uno de los discursos más importantes de nuestro Señor registrados en las Escrituras. Este puede dividirse en tres partes principales: (1) el carácter de los ciudadanos del Reino, es decir, cómo son aquellos/as que han tenido un encuentro con Jesús; (2) la justicia del reino y, por último, (3) la exhortación para entrar al reino.


El pasaje considerado forma parte de la primera sección de ese sermón, y se presenta como una paradoja, ya que es una expresión contraria a la lógica humana. Pues, para Jesús, los ricos, alegres y bien alimentados no son los verdaderos bienaventurados, sino que los bienaventurados son aquellos sobre quienes está el favor divino. Así que no importaba si quienes seguían a Jesús eran o habían sido pobres, hambrientos, pecadores, enfermos o rechazados; Jesús les llamó bienaventurados porque Su favor y gracia estaba con ellos.


Esta enseñanza de Jesús no se ajustaba al pensamiento tradicional o religioso de su tiempo. Según la tradición, la pobreza extrema y el sufrimiento de una enfermedad podía ser producto del pecado propio o de sus antepasados. No obstante, con su enseñanza, Jesús proveyó una comprensión amplia, liberadora y transformadora del Reino de Dios, y desafió a sus seguidores a revisar sus prioridades, sus valores éticos y morales y, más aun, su espiritualidad.


Finalmente, esta enseñanza tiene pertinencia para nosotros/as quienes vivimos en una sociedad altamente materialista, en la que se valoriza a las personas por lo que tienen o poseen. Aquí Jesús nos enseña, una vez más, que lo más importante no es lo que uno/a pueda tener, sino el favor divino que nos hace bienaventurados/as.


Bendiciones,

Pastor Alberto

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo