top of page
Buscar

Llamado a la fidelidad y obediencia

Hebreos 11.17-19

 

El pasaje considerado hace referencia al evento que encontramos en Génesis 22. En el mismo relata un acto de revelación divina que, para el lector, puede llegar a ser incomprensible: Dios le pide a Abraham que sacrifique a su hijo, ¡el de la promesa! Sorprendentemente para el lector, Abraham no duda en obedecer aquella petición que no llegó a concretarse —al escuchar Abraham la voz de Dios decirle: “no extiendas tu mano sobre el muchacho”—. Así pues, con gran dramatismo, el autor de Génesis pretende demostrar la fidelidad de Abraham, fidelidad que quedó demostrada a pesar de sus defectos y conflictos personales.


Algunos estudiosos de la Biblia han comentado de dicho pasaje que Dios nunca quiso un sacrificio, sino una entrega completa por parte de Abraham, esto es, una entrega que cautiva el razonamiento y lleva al ser humano a la obediencia de la fe. De esta manera, el autor bíblico destaca en Abraham el temor y la fe que Dios espera de aquellos que le sirven. Cabe aclarar que ese cautivar no tiene como propósito impedir al ser humano la capacidad de razonar, sino todo lo contrario: que desde la razón misma el ser humano afirme su obediencia de la fe.


Siglos después, el autor de los Hebreos interpretó aquella experiencia como una “prueba” por parte de Dios, y fue más allá al afirmar que Abraham estuvo dispuesto a cumplir tal requisito por la certeza que tenía en el poder de la resurrección. Como persona de fe, no tenía ninguna duda de que, aun en la muerte, Dios era capaz de traer a su hijo de vuelta a la vida. Por esta razón es que, antes de subir al lugar del sacrificio, le pide a sus siervos que le esperen en lo que él y su hijo fueran a adorar y regresaran.


El escritor de Hebreos utiliza esta historia para captar la atención de su audiencia, posiblemente sobreconfiada y sumida en un letargo espiritual. Así pues, a través de esta historia, Dios les hace un llamado a los lectores a un compromiso renovado, una fe firme y un caminar de obediencia que testifique a otros acerca de la fe que tienen en Jesús. El llamado que recibieron los destinatarios de la carta es hoy nuestro llamado. ¡Que el Señor nos ayude a ser fieles y obedientes a su llamado!

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page