Buscar

Dios siempre tiene el control

1 Pedro 5:10

 


Una tarde de verano dos amigas salieron a dar una vuelta en el carro. Ya de regreso, a unas pocas millas de la casa, repentinamente el carro comienza a temblar. Ambas jóvenes se miran sorprendidas, y, en silencio, se preguntan qué le pasa al carro, por qué tiembla. Observan la carretera pero no ven nada que pudiera hacer que el carro tiemble. Asustadas, llegan hasta un estacionamiento y se bajan a chequear el carro, pero todo se ve normal. Sin saber qué hacer y sin un teléfono con el cual llamar para pedir ayuda, deciden continuar el viaje, orando que pudieran llegar sanas y salvas a su destino. Consiguen un mecánico que examina el carro y les dice que la barra de dirección se había roto. Las gomas delanteras estaban corriendo independientes una de otra y por lo tanto, el guía no podía funcionar apropiadamente. Al escuchar las noticias ambas chicas comprendieron el peligro en el que se habían encontrado y lo afortunadas que eran de haber podido llegar a la casa.


En la vida hay momentos cuando repentinamente las piezas de nuestra vida se rompen, se dañan y dejan de funcionar apropiadamente. Los problemas a veces surgen repentina e inesperadamente. Muchas veces no sabemos qué es lo que pasa ni cómo resolverlo. Sentimos que perdemos el control y todo nos parece imposible. Sin embargo, en medio de todo, podemos descubrir que Dios nos sostiene, nos ayuda y nos lleva sanos y salvos hasta nuestro destino.


1 Pedro 5:10 nos dice: “Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.” Eso nos promete el Señor. Así que, cuando tu vida comience a temblar inesperadamente, recuerda que Dios siempre tiene el control. Confía en Sus planes para ti.

53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo