top of page
Buscar

Una iglesia verdadera

Apocalipsis 3: 1–6


 



¡Las apariencias engañan! Estoy seguro de que todos, en algún momento, hemos escuchado y pronunciado ese famoso refrán. Este refrán comunica la idea de que en algún momento hemos tenido una imagen equivocada de una persona debido a que nuestro juicio ha sido uno basado en la apariencia y no en lo sustantivo. Sin embargo, este error de juicio es aún más grave cuando esa imagen equivocada la tenemos sobre nosotros mismos. Esa fue la situación de la iglesia de Sardis, quienes, aunque pensaban que estaban vivos, estaban moribundos.


Su agonía radicaba en una espiritualidad incompleta y carente de entusiasmo, una situación que cambiaría en la medida que la iglesia fuera creciendo en amor, fe y servicio en el ministerio, puesto que, para el Señor, no bastaba con que se llamaran iglesia, sino que tenían que vivir como iglesia. En otras palabras, necesitaban tener una espiritualidad que impactara su entorno. Para lograr este objetivo, Dios comisionó a un grupo reducido de esa congregación para exhortar, cuidar y, a través del kerigma (predicación), darles a conocer las verdades de la fe. Si la iglesia no prestaba atención al mensaje divino, enfrentaría un juicio repentino. Por otro lado, si la iglesia escuchaba, guardaba y se arrepentía, serían partícipes de una nueva vida en Cristo.


El mensaje a la iglesia de Sardis tiene pertinencia para la iglesia del siglo XXI, puesto que la iglesia moderna está en un riesgo constante de vivir de la apariencia, una vida de iglesia en la que el programa es más importante que la voz de Dios, el presupuesto más importante que la misión, la tradición más importante que la gente y la que el crecimiento solo se mide en números. Bien lo expresó el teólogo Osvaldo Vena: “Hay veces que la actividad y el movimiento se confunden con la vida”. Para ser una iglesia verdaderamente viva tenemos que valorar la voz de Dios y aceptar continuamente su llamado al arrepentimiento. De esto dependerá que nuestros nombres estén en el libro de la vida y seamos verdaderamente una iglesia.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page