Buscar

¡Una iglesia que imita a Cristo!

Texto: Filipenses 2:1-14



Esta porción bíblica a la que nos referimos se le conoce como un himno de la iglesia primitiva. Pablo la comparte con la iglesia de Filipos cuando se encuentra en prisión, sus circunstancias son difíciles pues la muerte parece inminente, sus enemigos le rodean, hay quienes ponen en duda y también en peligro su ministerio.


Al dirigirse a la comunidad de fe, lo hace presentándose no como apóstol, sino como siervo, más aún, como esclavo de Jesucristo, por el cual sufre y padece como lo evidencian sus circunstancias actuales. Así convoca a la iglesia, 1ro. a una reafirmación de su amor, compasión y sentido de comunidad, como ciudadanos del pueblo de Dios; 2do. un llamado a la humildad, es decir, a la entrega desinteresada a favor de los demás. Esto es lo que refleja si somos imitadores de Cristo y si vivimos en novedad de vida con Él.


En la sociedad actual, hay quienes piensan que la prepotencia, altanería y el orgullo son muestras de madurez. La arrogancia está a la orden del día. En contraste, lo que escuchamos del apóstol Pablo es su invitación a los hermanos y las hermanas en la fe, a la humildad.


Si somos la iglesia que imita a Cristo, entonces, su casa, será siempre, el lugar en el camino donde encontraremos reposo; nos alentamos en la esperanza; escuchamos Palabra que sana y que transforma; vendamos nuestras heridas y nos animamos a la fidelidad. En la comunión con los santos, la experiencia nos debe llevar a ser fortalecidos/as en nuestra fe a tal grado que aprendamos en medio de las tribulaciones a estar gozosos; en medio de las dificultades a tener esperanza; en medio de las decisiones de nuestra vida hacer lo correcto y lo que es agradable a Dios; a comprender que todo lo bueno, lo justo, lo agradable, lo íntegro proviene de Dios.


¡Que don maravilloso, Iglesia! ¡Que Jesucristo sea honrado, exaltado, glorificado por la fe manifestada y evidenciada, no en lo que dice meramente, sino en su humildad! ¡Qué privilegio, Iglesia, que Jesucristo sea glorificado por el testimonio eficaz de una iglesia que imita a Cristo!