Buscar

¡Felicitaciones!

Actualizado: jul 11



Proverbios 22:6

Esta columna pastoral va dirigida de manera particular a niños, niñas, jóvenes, personas adultas que han dado un paso más, un paso importante en su trayectoria educativa. Este no es un logro que se lleva a la ligera, todo lo contrario, trae mucho gozo y mucha esperanza, ver una niñez y juventud que escogen el camino de la superación y se encaminan en la vía que conduce a la consecución de sus sueños.


Esta celebración, sin embargo, no puede estar ausente de una reflexión, en esta ocasión bien corta, del contexto en el que se da. No podemos olvidar que la educación y las escuelas en nuestro país, se han convertido en un campo de batalla en medio de la crisis económica que nos arropa. De modo que, subir un escalón en esa escalera educativa, completar un grado, obtener un título universitario o profesional, requiere de un esfuerzo en conjunto de los/las estudiantes, las familias, las comunidades y el país en general.


Este es además un elemento importante en esta crisis que vivimos, porque, uno de los grandes obstáculos es la falta de fe y confianza que tenemos en nosotros y nosotras mismas. Por eso, es necesario reclamar esa herencia de esfuerzo, de laboriosidad, de solidaridad, de competencia, de alegría, que aún tenemos, aunque a veces parece casi nula, está ahí; y este es el momento propicio para hacerla resurgir, porque tenemos el derecho y la responsabilidad de salir adelante.


El escritor de Proverbios nos exhorta; “Instruye al joven en su carrera y aún cuando fuere viejo no se apartará de ella.” Esto significa que, los logros que hoy celebramos, no pueden ser vistos de manera puntual y exclusiva, sino que son parte de un proyecto mucho más amplio. Es una instrucción integral, y una instrucción amorosa y esperanzadora, pues es para toda la vida.

Porque educar no es sólo impartir conocimientos. Educar implica capacitar para la vida y para la convivencia en amor, respeto y solidaridad. Ese es nuestro anhelo y con eso nos comprometemos. ¡Dios les bendiga!