Buscar

Con Cuerdas de Amor


“Oídme … los que sois traídos por mí desde el vientre, los que sois llevados desde la matriz (Isaías 46:3) ¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti (Isaías 49:15); Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros…” (Isaías 66:13).


El A.T. nos presenta a Dios de diversas maneras, y además de mostrarlo como un Padre, también le presenta como una Madre. De hecho, en el Hebreo, en muchas ocasiones cuando se habla del amor misericordioso de Dios, el término que se utiliza lo que describe es un amor como de dolor de parto; un amor de las entrañas y de los ovarios. Estos tres pasajes que hemos leído dan muestra de eso. Dios nos lleva en su vientre, nos carga sobre sus brazos, nos amamanta y nos sostiene. Nos sostiene como