Tu ofrenda es una muestra de tu fidelidad con Nuestro Señor.
Nos comprometemos administrarla con responsabilidad y
así cumplir con nuestro ministerio.