Buscar

¡Jesús, príncipe de paz!

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” —Isaías 9.6

 


Hoy es el Tercer Domingo de Adviento. Adviento se deriva de la palabra latina “adventus” que significa “venida”. En el lenguaje cristiano se refiere a la venida de Jesucristo. La liturgia de la Iglesia da el nombre de adviento a las cuatro semanas o domingos que preceden a la Navidad, como una oportunidad para prepararnos en esperanza y arrepentimiento para la llegada del Señor.


La celebración de adviento cumple tres propósitos en la iglesia. En primer lugar, recordar el pasado, esto es, celebrar y contemplar el nacimiento de Jesús en Belén. Este hecho fue su venida en la carne, lleno de humildad y pobreza; vino como uno de nosotros, un ser humano entre seres humanos. En segundo lugar, adviento nos hace vivir el presente, esto es, vivir en la vida diaria la presencia de Jesucristo en nosotros y por nosotros en el mundo. Ese presente en Jesús nos hace vivir siempre vigilantes, caminando por los caminos del Señor, en la justicia y en el amor. En tercer lugar, adviento tiene como propósitos prepararnos para la Parusía o segunda venida de Jesucristo en la majestad de su gloria. Venida en la cual Jesús vendrá como Señor y como Juez de todas las naciones, y premiará con un cielo nuevo y tierra nueva a quienes han creído en Él. Esperamos su venida gloriosa que nos traerá la salvación y la vida eterna.


Como parte de esta tradición cristiana, se enciende una vela cada domingo de adviento. Éstas representan algunas de las virtudes del evangelio de Jesucristo. Ya hemos encendido las velas que representan la esperanza y la fe. Hoy encenderemos la tercera vela, símbolo de la paz, pues el propósito de la venida de Jesús al mundo era uno de paz, paz que ha sido compartida como un don de Dios para que el ser humano pueda reconciliarse y vivir en comunión con Él. ¡Afirmamos la paz, vivamos en paz y esperemos la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse!

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo