Buscar

“Jehová está en su santo Templo que todo el mundo calle, que todo el mundo guarde silencio”


Así cantaba hace unos años nuestro Coro cada domingo desde el fondo del Templo.


Es hermoso estar en la Casa del Señor, es hermoso adorar juntos, es hermoso ver a hermanos y hermanas que hace mucho no vemos.

Hoy en medio de una pandemia, no hemos podido reunirnos como acostumbramos.

Hemos trabajado arduamente para mantenernos congregados aún a la distancia. A través del teléfono, el internet, las redes sociales, la radio, hemos recibido Palabra, hemos cantado, compartido la experiencia de Santa Cena, y acompañado a muchos en el dolor y la enfermedad. Ciertamente hemos sentido la presencia del Señor y el acompañamiento de nuestros hermanos.

El Comité de Reapertura ha trabajado arduamente, primeramente diseñando un Plan, estableciendo e implementando un protocolo, preparando las instalaciones y adiestrando a voluntarios. Eso nos permitió reunirnos en Asamblea y hoy nos permite reunirnos en pequeños grupos en el Templo. Durante todo el proceso hemos orado pidiendo la dirección del Señor en el proceso, guardando en nuestro corazón el mandato: Ama a tu prójimo como a ti mismo.

En el círculo de oración unido, la hermana Tommy Pellot testificaba que el domingo al estar en el Templo y escuchar la música que durante los últimos siete meses precede las transmisiones del culto comenzó a llorar. El Espíritu Santo nos acompaña en todo lugar pero ciertamente es una experiencia especial reunirnos en el Templo.

Es importante que conozcamos y sigamos el protocolo de reunirnos en el Templo en la FASE 2 para que podamos disfrutar de la experiencia de congregarnos en la Casa del Señor.

1. El distanciamiento físico requerido para nuestra protección limita la cantidad de personas en la congregación. Es por eso que estamos reuniéndonos por Ministerios. Cuando su líder o representante del Comité se comunique con usted, debe confirmar su asistencia e indicar si alguna persona que viva en su hogar le acompañará.