Buscar
  • Rvda. Yamina Apolinaris

Invitación desde el camino, una convocatoria a la Fidelidad



Para este año eclesiástico hemos escogido el tema Fieles en el Camino. La referencia al camino es bien importante porque es el lugar donde se transita, donde transcurre la vida, la existencia humana. Dios nos sale al encuentro en nuestros caminos, que no son sólo lugares físicos sino, además, desde el contexto bíblico, ubicaciones espirituales. El Cristo que nos convoca, nos invita a servirle y seguirle desde nuestros caminos, nuestras sendas, nuestras realidades. En otras palabras, es relativamente fácil encontrar las fuerzas, el entusiasmo, la disposición y la inspiración para consagrarnos al Señor y servirle con fidelidad cuando nos encontramos en el templo, entre nuestra familia en la fe. Pero es en el camino de nuestra vida diaria desde donde el Señor nos convoca al compromiso y a la fidelidad.

Pero cuidado, a Jesús no se le sigue como a quien busca un amuleto de bienestar. A Jesús no se le busca por lo que Él ha de dar. A Cristo hemos de seguirle, porque Él es el Señor. Él no ha prometido que no tendremos problemas ni enfermedades, pero sí nos ha prometido estar con nosotros siempre.

Para seguir a Cristo, tenemos que estar dispuestos/as no sólo a desear la vida abundante y plena que Él nos ofrece, sino además a ser instrumentos de vida; propiciando vida, facilitando vida, celebrando la vida en Cristo Jesús. El anuncio del reino de Dios es anuncio de vida, no de muerte. Es anuncio de acompañamiento, no de soledad. Es anuncio de consuelo, no desesperación. Es anuncio de perdón, no condenación. Es anuncio de amor y misericordia que sobreabundan.

Cristo Jesús irrumpe en tu caminar. Él te sale al encuentro. Él te invita a seguirle, pero quiere que le sigas, porque en verdad le reconoces como tu Señor y en ese caminar descubres como dice el himnólogo que; “Placer verdadero es servir al Señor, no hay obra más noble ni paga mejor…”

Cristo irrumpe en tu caminar. Él te invita a poner tu mirada sólo en Él, pues Él conduce tu vida por sendas de rectitud.